06 abril 2010

Intuir

He oído que han descubierto que ciertos animales, como los sapos, son capaces de intuir un desastre natural como el terremoto que ahora hace un año ocurrió en L'Aquila. Ayer ocurrió otro de mayor intensidad en la zona de Mexicali, en la baja California y gracias a Dios con un balance mucho menos trágico que el de Italia o Haití. Fuimos capaces alguna vez de sentir que esas cosas podían suceder con la suficiente antelación, como para vivir esa experiencia sin peligro para nuestras vidas. En que momento de nuestra evolución perdimos esa conexión con la naturaleza o la madre Tierra. La mente ha interpuesto un muro tan alto entre nuestra alma y nuestros sentidos que derribarlo me llevará la vida entera. Tendré que volver a recordar como es el murmullo de la tierra en la que vivo para ser capaz de sentir lo que me cuenta y tener de nuevo la oportunidad de recordar todo aquello que ya aprendí una vez.

4 comentarios:

iris dijo...

Pués si Carlos , tenemos que aprender lo que ya sabemos . Estupenda reflexión .Ahora en primavera es buen momento para oir el murmullo de la tierra . Sólo hay que estar atento y consciente . Besos .

Anónimo dijo...

ufffff!...aquí cuando tiembla, se escucha antes.... =(

=(((

Yentda dijo...

Comparto tu reflexión. Hemos perdido la capacidad de nuestra intuición brindándole ese espacio al intelecto cartesiano-racional. Con eso nos creemos mejores y nada más lejos de la realidad. La percepción necesita del movimiento de nuestra energía en la mente. Así,la mente está tan llena de "conceptos, condicionantes y espejismos basura" que necesita defender, que no permitimos que fluya la energía necesaria para recuperar la intuición que nos conecta con la Unidad.

Clematide dijo...

Me encantaría pensar que ahora estamos explorando otras facetas menos sutiles de nuestra personalidad...para luego hermanarlas con la intuición...
Lo voy a pensar.
Gracias por tus reflexiones tan oportunas Carlos.