23 marzo 2010

Rituales

Alejandro Jodorowsky, (La Danza de la realidad), propuso una vez a una madre católica, a la que la medicina que daba a su bebé no hacía efecto, rezar un padre nuestro antes de administrársela. Al realizar este ritual el efecto de la medicina (eran una gotas) era ahora mágico y el bebé se curaba. Eduardo Grecco propone que cada acto de nuestra vida esté realizado como si de un ritual se tratara, para que nuestra conciencia esté siempre presente. Preparar la mesa, lavar los platos, poner la lavadora, limpiar el polvo, ordenar la casa, conducir, andar por la calle, hacer deporte, ir a la playa o al campo, etc. etc. no son iguales si los realizamos de esta manera. Que cada acción se ritualice simplemente significa que sintamos que lo que hacemos tiene un propósito y éste se cumpla. De esta forma impregnamos de una energía tal a cada elemento sobre el que actuamos, que el simple tenedor que secamos se lleve una parte de nosotros. A esto se le suele llamar “hacerlo a conciencia”, y cuando se hace así nos sentimos más conectados, porque en ese objeto o servicio hay una parte que es lo mejor de nosotros y permanece en el tiempo.

3 comentarios:

iris dijo...

Vivir el presente es la mejor forma de vivir la vida . Si siempre somos conscientes de lo que estamos haciendo , podremos observar también como lo hacemos y desde donde lo hacemos . Este aprendizaje vital nos aportará sobre todo conocimiento de nuestra alma . Besos .compañero de camino .

Clematide dijo...

¿Impregnar de magia el cotidiano?
¡me apunto!

Anónimo dijo...

=))))