18 mayo 2012

Un día único y excepcional

Hoy me levanté muy temprano y fui al baño. Después bajé a la cocina y preparé los desayunos. Después de elegir la ropa y vestirme, salí de casa hacia el trabajo a las 7:00 de la mañana. Me siento al volante del coche y miro el extraordinario día que tengo por delante. Una nueva oportunidad de sentir y emocionarme con las cosas que diariamente me suceden. No dejo de mirar a mi alrededor y sorprenderme del sol antes de salir, sentir ese fresquito, todas esas sincronicidades que constantemente me suceden. Todas las mañanas  descubro , durante el trayecto, gran cantidad de animales que salen a darme los buenos días. Son muchísimos. Llego al instituto y me da tiempo a tomar un sabroso, delicioso y aromático café con una tostada con aceite. Mmmmmmmmmmmmmmm. 
Subo las escaleras y veo a los compañeros y a los alumnos esperando para comenzar, y compartir las primeras impresiones del día y reirme con algún chiste nuevo que tienen preparado. Después de las clases regreso a casa y recojo a mi hijo. Siempre hay nuevas y sorprendentes noticias. Ha marcado dos goles en el partidito de fútbol durante el recreo. ¡Fantástico! Es un campeón.
Los Jueves tenemos piscina y vamos a nadar un rato. Otro gran rato agradable.
Regresamos a casa y merendamos y él se pone a jugar, porque hoy no ha tenido deberes y yo me pongo a planchar hasta que ya es hora de cenar y charlar y contar nuestras experiencias. 
Todos los días son nuevas oportunidades para lanzarme a conquistar el mundo ,que soy yo, y conocerme explorando en el afuera. Desde que aprendí que no hago otra cosas que relacionarme conmigo a través de los demás he entendido muchas cosas. He entendido que como dice Fito," el mundo te devolverá sólo los besos que has sido capaz de dar", y mientras más beso y abrazo más recibo. ¿como no me di cuenta antes?, Tan sumamente dormido estaba.
Estoy escuchando a Fito y me veo en lo que canta. No puede ser de otra manera. Ese soy yo........

He aprendido en esta vida de lo bueno y de lo malo
Me he elevado por el cielo y me he arrastrado por el barro
Más de treinta y cinco años Y doscientos diez defectos
y he tocado la locura con la punta de los dedos

Voy mirándome en los charcos

yo no necesito espejos
sé que soy mucho más guapo
cuando no me siento feo

Nunca me han interesado ni el poder ni la fortuna

lo que admiro son las flores que crecen en la basura
¿dónde se han quedado tus sueños? Tienes el alma desnuda.
Después de romper la ola, sólo nos quedó la espuma.

Voy mirándome en los charcos

yo no necesito espejo
sé que soy mucho mas guapo
cuando no me siento feo.
Feo, feo, feo, creo...


Gracias, Gracias, Gracias


3 comentarios:

iris dijo...

Gracias a ti por ser. Besos.

Carlos dijo...

Gracias

Clematide dijo...

Me encanta relacionarme conmigo a través de ti y tus sabios textos...Besos!