28 junio 2010

El Poder

No nos conocemos en absoluto. No sabemos de lo que somos capaces tanto bueno como malo. Dame poder y ponme a prueba y no me reconocerás. Ese que tu ves no soy yo y desde lo más apartado de mi ser está ese otro que ni yo mismo sé que habita en mi. En momentos de nuestra existencia y cuando las circunstancias son las apropiadas seré capaz de lo peor o de lo mejor. Puedo ser un héroe y no lo sé. Puedo ser un malvado y jamás haber imaginado poder serlo. Me da miedo siquiera saber que puede habitar en mi semejante parte de mi. Saber de él y manejarlo desde la virtud para SERVIR.
Anoche me quedé reflexionando acerca de un chico, que al estallar una guerra y armado con ese poder que se da uno mismo con cualquier pretexto en estas circunstancias, era capaz de ejecutar al padre de su amigo de toda la vida sin dudar y sintiendo esa necesidad que no nace sino que se esconde bajo capas y capas de apariencia y poses. Liberados de todo prejuicio seremos libres pero entonces... Vive y deja Vivir.

4 comentarios:

Clematide dijo...

Este post no tiene desperdicio...¿por qué me da miedo una parte de mi? porque no la conozco...
Nos movemos por lugares transitados y conocidos...pero nos aterra lo que hay detrás de la puerta...¿Y si detrás de la puerta hay un universo infinito...?
En esto estoy precisamente ahora...por eso agradezco tanto tu reflexión, Carlos querido.
Un beso bien grande...

Anónimo dijo...

facebook!!!!!!

=)))

iris dijo...

Estupenda reflexión. Con el tiempo me he dado cuenta que es precisamente esa parte de nosotros que no vemos o no queremos ver, con la que tenemos que trabajar. Besos, y gracias por hacernos reflexionar como siempre.

Lotus dijo...

Es dificil imaginar cuan profunda y oscura es nuestra sombra. Y cuando la vida tiene a bien poner poder en nuestra mano da miedo saber para que utilizaremos ese poder.

Me encanta tu reflexion. Un beso corazon